The insomnia city

The Jungle of sound Machine

Secuencia de "Rojo"

Hace un par de semanas, escribí un relato titulado "Rojo", y dedicado a Dilcey.
Lo leyó, y junto a una amiga de ambas, (las dos estudian audiovisuales), decidieron proponer la historia como trabajo de clase, para una secuencia.
Llevamos a cabo entre las tres una adaptación de la historia, para que ellas pudieran presentar el proyecto.
Hoy me he enterado que el proyecto ha sido aprobado, y que lo que un día escribí, serán imágenes. No es que lo vayan a realizar un equipo de profesionales, pero si un equipo de personas con ilusión, supongo que con empeño, y con ganas de aprender.
Quiero darles anticipadas las gracias, porque de verdad me hace mucha ilusión.
Estoy completamente segura de que Alicia (la directora) dejará satisfecha mi imaginación.
No pueden imaginarse lo contenta que estoy, aunque parezca una tontería, espero que me guste, y si todo sale bien, espero colgarlo aquí, en el blog.
Un beso.

Relato "Hipocresía"

Que buen despertar, me siento fantástica.

No tengo ni idea de dónde estoy, pero es una habitación grande.

En el ambiente huele a sexo, pero a mi lado no hay nadie. Vaya, esta noche he tenido suerte, y ni siquiera me acuerdo. Se oyen ruidos afuera, ¿Estará desayunando?


No debí beber tanto, ni probar la cocaína que me ofreció aquel chaval... ¿Será él?Vaya tiene pósters por todo el cuarto... Led Zeppelin, Deep Purple, Heaven Shall Burn, e incluso, uno de Prodigy, buen gusto musical, me encanta.


Sigo curioseando, folletos de manifestaciones anarquistas, feministas... lee a Marx, y a Bakunin. En la camiseta que cuelga de la silla pone "Antifascismo hasta la muerte" Vaya, ese es casi mi lema. Es ese tipo de chico del que me enamoraría.


Y si le propongo vernos de nuevo, en otra situación, ¿aceptará?, ¿Seré su tipo?... Me estoy poniendo nerviosa, la puerta triquetea y asoma un brazo, tiene un tatuaje... Me encantan los tatuajes.


Pero lo que veo después me asombra hasta tal punto, que los nervios se transforman en ira, la admiración en asco...¡Es una mujer! Me levanto, y la empujo contra la puerta, maldita lesbiana, ... son unas putas enfermas.


Me voy de la habitación, espero no volver a verla.

Hipocresía.

Rimas "Sueño"

No es fácil distinguir una lágrima en un charco.
Pero se puede vivir con las esperanzas puestas en ello.
¿Quién sabe si con el tiempo el charco dulce se seca,
y no queda sino la gota hecha sal dentro?

Cuesta vivir sin sentir nada,
porque sentir nada es un sentimento,
sentimiento de alivio y de nostalgia,
Que consume el alma a un paso lento.

Las noches se hacen más largas,
duele hasta el soplido del viento,
El corazón en el pecho endurece,
para poco a poco irse muriendo.

¿No mueren también los días?
¿No se van para no volver de nuevo?
Así perecen las noches frías,
En las que sin estar dormida, sueño.

Relato "Rojo"

Escribo mucho, lo sé, pero es una racha, dejaré de escribir tanto, cuando ya, no se me ocurra nada.

Este escrito va para Dilcey, la persona más dulce que conozco, y una de las pocas que sabe encontrar la belleza en lo macabro, lo cual la convierte en una persona extraordinaria. Y a Blanko, amante de la narrativa.
Ahí va...

El cielo se tiñe de rojo oscuro... Rojo, qué color tan extraordinario. El rojo es alegría, sexo, euforia, vida. Es sin duda el mejor color que pueda existir.
Me visto y me dispongo a salir a la calle.
Es una noche preciosa: temperatura estable, fresco agradable, poca gente paseando. Me gustan las noches tranquilas, hacen que la vida me parezca maravillosa. Simples detalles como éste son los que forman mis momentos de felicidad.
Hay un parque cerca, y me apetece sentarme sin más, a disfrutar del rojo del cielo en el ocaso.
Ensimismada mirando hacia arriba me encontraba, cuando noto que a mi lado hay una mujer. No sé cuanto tiempo lleva ahí, solo sé, que llama mi atención.
La miro sin que se de cuenta: lleva un vestido blanco y una piel tan blanca que casi puedo verle las venas...que pulcritud. Qué piernas tan largas, tan bonitas. Que pecho, que cuerpo...pero lo que más me llama la atención, es el rojo de sus labios, escandaloso, insultante. Dios mío, hacía demasiado tiempo que no me sentía así.

El corazón me late demasiado deprisa, violentamente. Lo noto en las sienes, estoy convencida de que ella también puede oirlo, va a salírseme del pecho.
Saco un cigarro, lo necesito. Control, respira, suave, relax.
Cuando lo enciendo me habla, me está pidiendo uno. ¿Por qué no podrá estar callada e irse, sin más?
Se lo doy y me lo agradece.
Me busca conversación... Sé que soy una persona agradable, bastante amable y dulce ¿por qué negarlo? Tengo cara de buena gente, y eso es lo que gusta de mí.
Hablo con ella, le respondo. Conversamos acerca de trivialidades... Quiero besarla, sólo pienso en eso. Su boca roja se mueve al hablarme y no puedo mirar a otro lado. Sexo, sexo, sexo... ahora
mismo no puedo pensar en otra cosa.
Se acerca cada vez más a mí. No puedo controlar las ansias. Le agarro la cabeza enredando una maraña de pelo entre mis dedos, (su pelo es negro azabache, tan oscuro como la noche, contrasta con su piel) y la beso.
¡Se resiste!¿Es un juego? No lo entiendo, pero no puedo parar de besarla. Me coloco encima de ella, y la inmovilizo contra el suelo... está llorando, se muerde los labios, el pecho se contrae y relaja con rapidez. Respira fuerte, solloza, gime... Sé que no lo hace por placer, pero no me importa... estoy excitada, eufórica. Estoy disfrutando de mi noche.
Shhh, calla no grites. Le tapo la boca, y me araña la espalda. Siento como mi piel se separa, y brota ese fluido escarlata, espeso, brillante. Sangre. Más, quiero más.
Los pensamientos se suceden en mi cabeza uno detrás de otro, a la vez, de golpe, me molestan. No puedo pensar bien si ella grita. Golpeo su rostro con el puño cerrado, en la boca.
Creo que le he roto el labio, porque de él brota ese cálido líquido rojo a borbotones y eso me encanta. La beso con fuerza, aguantando sus mordiscos violentos, notando su aliento cálido, manchándome la boca con su sangre.
Golpeo repetidas veces su rostro, la nariz, los ojos, con fuerza, con violencia, hasta que pierde la consciencia. La sangre resbala por su rostro antes blanco, ya amoratado. Resbala por mis puños, por mi cara, y tiñe su ropa de rojo.
No noto su pulso, puede que esté muerta...
Es preciosa, sigue siéndolo.
Me siento inundada por un profundo sentimiento de amor, le beso la frente.
Creo que nadie ha visto nada y mi casa está cerca. Quizá allí podamos finalizar juntas tan estupenda velada. Al menos, hasta que comience a desprender ese desagradable olor a putrefacción, propio de los cadáveres.


Espero que os guste.

"No entiendo"

Quizá aún queden cosas que escapen a mi entendimiento, como el valor de las palabras, puesto que no es otro que el que las personas le dan, o el valor de las acciones, que es el mismo que el de las palabras... Según el contexto, se puede intuir, pero no adivinar. ¿Qué se espera? Si el contexto está claro, un hola es un hola, un abrazo es un abrazo y un beso es un beso. No hay más que eso, ni tampoco menos.Quizá escape de mi entendimiento, que a veces un no, esconda un sí dentro, o que un beso, esconda una esperanza, o que quizá, no escondan nada de eso.Pensar mucho, no siempre es bueno, y por tanto, no entender a veces, no me preocupa demasiado. Si algo no queda claro, pregunto...¿Qué hago?

Rimas "Por no existir"

Por no existir es por lo que anhelo,

Por no existir, por no ser parte de nada,

Por existir en forma de alma idealizada,

Por existir sólo en forma de pensamiento.


Existe el alma soñadora,

y no existe el sueño,

más por reglas del Universo,

Lo mismo no puede darse de dos formas.


Por no existir, vivo el día a día,

Pues lo que no existe, no puede hacer daño,

Aunque, por no existir, de año en año,

Me absorba la melancolía.

¿Dónde viven los recuerdos?

¿Dónde viven los recuerdos, si no en las personas?
Están presentes en esa sensación de nostalgia que surge en forma de presión en el pecho.
Pero habitan en la experiencia, pues una persona, no es más, que un conjunto de recuerdos.

"Confusión de términos"

Confusión de términos...
Habitualmente, se confunden varios términos, o se aplica incorrectamente el mismo término para cosas diferentes.
¿Gelialidad, o locura?
¿Locura o inadaptabilidad?
¿Soledad, incomprensión, o locura?