The insomnia city

The Jungle of sound Machine

Relato "Rojo"

Escribo mucho, lo sé, pero es una racha, dejaré de escribir tanto, cuando ya, no se me ocurra nada.

Este escrito va para Dilcey, la persona más dulce que conozco, y una de las pocas que sabe encontrar la belleza en lo macabro, lo cual la convierte en una persona extraordinaria. Y a Blanko, amante de la narrativa.
Ahí va...

El cielo se tiñe de rojo oscuro... Rojo, qué color tan extraordinario. El rojo es alegría, sexo, euforia, vida. Es sin duda el mejor color que pueda existir.
Me visto y me dispongo a salir a la calle.
Es una noche preciosa: temperatura estable, fresco agradable, poca gente paseando. Me gustan las noches tranquilas, hacen que la vida me parezca maravillosa. Simples detalles como éste son los que forman mis momentos de felicidad.
Hay un parque cerca, y me apetece sentarme sin más, a disfrutar del rojo del cielo en el ocaso.
Ensimismada mirando hacia arriba me encontraba, cuando noto que a mi lado hay una mujer. No sé cuanto tiempo lleva ahí, solo sé, que llama mi atención.
La miro sin que se de cuenta: lleva un vestido blanco y una piel tan blanca que casi puedo verle las venas...que pulcritud. Qué piernas tan largas, tan bonitas. Que pecho, que cuerpo...pero lo que más me llama la atención, es el rojo de sus labios, escandaloso, insultante. Dios mío, hacía demasiado tiempo que no me sentía así.

El corazón me late demasiado deprisa, violentamente. Lo noto en las sienes, estoy convencida de que ella también puede oirlo, va a salírseme del pecho.
Saco un cigarro, lo necesito. Control, respira, suave, relax.
Cuando lo enciendo me habla, me está pidiendo uno. ¿Por qué no podrá estar callada e irse, sin más?
Se lo doy y me lo agradece.
Me busca conversación... Sé que soy una persona agradable, bastante amable y dulce ¿por qué negarlo? Tengo cara de buena gente, y eso es lo que gusta de mí.
Hablo con ella, le respondo. Conversamos acerca de trivialidades... Quiero besarla, sólo pienso en eso. Su boca roja se mueve al hablarme y no puedo mirar a otro lado. Sexo, sexo, sexo... ahora
mismo no puedo pensar en otra cosa.
Se acerca cada vez más a mí. No puedo controlar las ansias. Le agarro la cabeza enredando una maraña de pelo entre mis dedos, (su pelo es negro azabache, tan oscuro como la noche, contrasta con su piel) y la beso.
¡Se resiste!¿Es un juego? No lo entiendo, pero no puedo parar de besarla. Me coloco encima de ella, y la inmovilizo contra el suelo... está llorando, se muerde los labios, el pecho se contrae y relaja con rapidez. Respira fuerte, solloza, gime... Sé que no lo hace por placer, pero no me importa... estoy excitada, eufórica. Estoy disfrutando de mi noche.
Shhh, calla no grites. Le tapo la boca, y me araña la espalda. Siento como mi piel se separa, y brota ese fluido escarlata, espeso, brillante. Sangre. Más, quiero más.
Los pensamientos se suceden en mi cabeza uno detrás de otro, a la vez, de golpe, me molestan. No puedo pensar bien si ella grita. Golpeo su rostro con el puño cerrado, en la boca.
Creo que le he roto el labio, porque de él brota ese cálido líquido rojo a borbotones y eso me encanta. La beso con fuerza, aguantando sus mordiscos violentos, notando su aliento cálido, manchándome la boca con su sangre.
Golpeo repetidas veces su rostro, la nariz, los ojos, con fuerza, con violencia, hasta que pierde la consciencia. La sangre resbala por su rostro antes blanco, ya amoratado. Resbala por mis puños, por mi cara, y tiñe su ropa de rojo.
No noto su pulso, puede que esté muerta...
Es preciosa, sigue siéndolo.
Me siento inundada por un profundo sentimiento de amor, le beso la frente.
Creo que nadie ha visto nada y mi casa está cerca. Quizá allí podamos finalizar juntas tan estupenda velada. Al menos, hasta que comience a desprender ese desagradable olor a putrefacción, propio de los cadáveres.


Espero que os guste.

5 comentarios:

Resume brevemente: IMPRESIONANTE!

 

De acuerdo con Alvy!
Excelente

 

Muchas gracias, de verdad, me alegro de que os guste... Saludos.

 

Definitivamente tus relatos tienen un estilo tal, que cuando uno comienza o lee una oración, ya no se puede parar. Están, lo que yo llamo, bien escritos, crudos y reales. Sigue por ahí...

 

pufff... me has dejado sin palabras eres buenisima... me ha encantado, este relato es el mejorr..