The insomnia city

The Jungle of sound Machine

Frases inconexas

No me interesa saberlo, me interesa el hecho de que me lo cuentes.
No tengo ganas de estar en ninguna parte.
Intentaré que valga la pena.
Ya no recuerdo que se sentía antes de la soledad.
No te pierdas.
Sólo busco lo que sé que no encontraré.
Hasta que no se pudre, no me doy cuenta de su importancia.
No te sientas culpables si no sabes lo que quieres.
No te impacientes por que llegue, disfruta la impaciencia.
Me gusta la perfección de lo que no es perfecto.
Llámame cuando no me necesites.
La gracia de mi locura, está en mis momentos de lucidez.
Si lo disfruto, no es un error.

Relato "La caja Rosa"

Bueno, pues en esta ocasión, escribo una historia, que no es sino lo que me evoca a mí el color rosa, no tiene un gran argumento, y no hay que esperar demasiado de ella.
Partamos del significado de dicho color.
Cito textualmente:
El rosa es un color emocionalmente relajado, e influye en los sentimientos convirtiéndolos en amables, suaves y profundos. Nos hace sentir cariño, amor y protección. También nos aleja de la soledad, y nos convierte en personas sensibles. El rosa se asocia al amor altruista y verdadero.
En base a esto, me puse a escribir. Quiero dedicárselo a Tania M. por dos motivos: El primero, porque el rosa es su color favorito, y le prometí escribir en base a ello, y en segundo lugar, porque, supongo que me enamoré, no fue correspondido, y ahora, es una experiencia más en mi vida, una cicatriz, que a veces me sirve de inspiración. Y me lo dedico a mí misma, porque ahora llevo el pelo rosado xD. Besos, y espero que guste...



"Está encima de mí, sus músculos en tensión, sus manos acariciándome... En realidad, la visión de sus brazos, de su pecho, contraídos, su mirada, me exitan más que el acto en sí.

La conocí hace meses, y la verdad, me gustó desde un principio. Y poco a poco se ha ido colando por mis fibras sensibles, conociendo mis puntos débiles, lo cual, ahora mismo, la hace parte de mi vida, y en ocasiones, de mi pensamiento, tanto para lo bueno, como para lo malo.


Miro hacia un lado. La mesilla contiene sus enseres personales, perfume caro, maquillaje más caro aún, y su caja rosa.


Ahora mismo, esa maldita caja, es como un puñetazo en el estómago, ojalá no la hubiese mirado, no ahora, ojalá pudiese olvidar su existencia, su presencia, al menos durante unos minutos.
Pero no puedo, así que como muchas veces, los pensamientos se agolpan en la cabeza, y se me hiela el cuerpo, realmente quiero que pare de tocarme, quiero largarme a llorar a algún lado, quiero explotar, quiero otra vida.
Se juntan la rabia y el asco.

Antaño, la caja no me provocaba esa sensación... todo lo contrario, la caja era un alivio, porque sabía, que estaba ahí, que existía, y que eso me hacía salir indemne en muchos casos.
Ahora mismo se ha convertido en mi mayor enemiga.
Pero ya se sabe, no todo puede ser siempre bueno, y la verdad, es curioso hasta el punto en el que se cambia la perspectiva de las cosas.


Se tumba a mi lado, y me besa.
Hablamos, como lo hacemos siempre, de cómo nos van las cosas, de lo que nos gustaría a ambas, en fin, de sueños, de quizá demasiadas cosas en común.
Proyectos de papel, de los que hemos hecho cientos, y que un golpe de viento derrumba.


Se acerca la hora de irme a trabajar, así que cojo mi ropa y me visto, bajo su mirada desde la cama. Saco la cartera, y le entrego el pago por los servicios prestados, por unas horas de su compañía.
Ella coge el dinero, se da la vuelta, y lo deja en su caja rosa, con algunos billetes más, que en su día fueron amantes en su cama.
Una punzada me atraviesa el pecho, de nuevo, por pensar no quizá que otros la toquen, sino que yo sea uno más.
Porque ella vende su sonrisa al mejor postor."

Sin título.

Siempre ha costado acostumbrarme a una serie de sucesos, para darme cuenta, de que en realidad, no sucede nada.
Quiero expresar al mundo que tengo poco que ofrecer, sólo un saco de vivencias, y mitades, del que sólo puedo sacar en limpio un consejo:
Obtén tus propias experiencias.
Estoy formada de miles de pedazos, miles de libros, miles de personas, miles de pisadas, y millones de suspiros...
Los regalo a quién los quiera, pues, al fin y al cabo, son trozos de mí, aunque en un mundo materialista, no valgan mucho. La importancia está en quien se la da.
Sucede, que muchas veces, nadie se da cuenta de mi materia, tan sólo mi forma, y por muchos suspiros que lance, en forma de regalo, no son apreciados....
Quizá la gente es ciega, o quizá sea, que no los quieran.
Así pues, unos pedazos tapan a otros, se colapsan en las puertas de salida, y ahí se quedan, solos, ansiando su demanda, decepcionados, porque...
A ojos del mundo no tengo materia, sólo forma.

"Días Grises"

Días grises, todo se nubla.
No se ya por donde camino, vuelvo a estar perdida...
Stop. Todo se para, y no avanzo...retrocedo, me alejo del mundo y me meto en un agujero negro, que me transporta a mi propio universo. Sola.
Simplemente me alimento de nostalgia y procuro regurgitarla, para que no se me acabe pronto el sustento.
Sé que es un error, pero sé que no puedo evitarlo, porque en el fondo, me gusta.
Soy como la pieza rota de un puzzle, que se niega a la conexión con el resto.
Implosiono de rabia e impotencia.
Cada día me cuesta más cargar las decepciones a cuestas, andar con ellas se me hace imposible.
Ya no sé como esconderlo, como fingir, esque ya, ni siquiera me importa.
Todos tenemos un lado negativo, por muy pequeño que sea.
Mañana será otro día, quizá salga el sol, o quizá no... A decir verdad, no me preocupa.

Relato "Las Drogas"

Me despierto porque el sol entra por la ventana.
Vaya ya es de día ¿Tan pronto?...
Anoche tuve una de esas pesadillas, que se repiten varias veces a lo largo de tu vida. En la mía yo estaba atada a una cama, en una habitación blanca, parecía ser un manicomio.
A mi lado descansa el cuerpo de Laura, desnudo. La piel es pálida, de un color dorado claro, y a simple vista, parece tener un tacto aterciopelado. Aún no me lo creo, Laura... Porque la que está ahí no es otra, sino ella. Tengo el ego tan subido, que ahora mismo, mis pies no tocan el suelo.
Mierda, ¡son las siete de la tarde!... Quedé con un contacto para ir a comprar cocaína, y hacer "el negocio" esta noche, en las discotecas de la ciudad.
Cojo los primeros pantalones, la primera camisa que pillo, y me visto con una rapidez increíble. Me ato una coleta... menos mal que el pelo me da justo para eso, y salgo pitando.
Buf, aún, faltan cinco minutos para la hora, dejo el paquete en la basura.
El contacto se acerca a paso lento. Disimuladamente deja su bolsa en la papelera, recoje lo que había dejado yo, con el dinero, y se marcha.
Me acerco a la basura, y lo recojo.
Cincuenta gramos de cocaína al 70%... de esto saco yo hasta cien gramos.
Oscurece, voy a casa, preparo el bicarbonato, y corto, pero antes, guardo unos gramos sin rebajar, para consumo propio.
El coche está aparcado debajo del portal, así que simplemente, tiro una raya, cojo veinte gramos para vender, desciendo por las escaleras, y parto rumbo a la ciudad.
No me gusta colocarme demasiado sin habe vendido hasta el último grano, pero consumo coca a diario, desde hace dos años, el resto de drogas, las consumo esporádicamente... soy lo que algunos llaman "drogadicta"... Menuda estupidez.
Acabo de vender, por fin, absolutamente todo, después de entrar a todas las discotecas de la calle... así que voy al baño.
Empiezan a fallarme las fuerzas, necesito activarme, así que, me dispongo a meterme un gramo más.
Pillo un par de pastillas e invito a una chica preciosa, nos la tomamos... Media cada una, extásis de gran calidad. Por mis manos pasa de todo: popper, speed, cocaína, boliche, hachis, hasta peyote...todo lo que puedas imaginar.
Vaya, no me creo lo que veo, La Hippie está aquí.
La Hippie es compañera de "trabajo" aunque ella trabaja en la sección alucinógenos. Sección de la que soy cliente habitual. Adoro las drogas que cambian la percepción de la realidad. De la carta pido el menú del día... LSD.
Lo compro, lo tomo, y me bebo un vaso de agua. No se mezclan alcohol y drogas.
Pasa un rato, las luces me hacen flipar, los colores, todo es increíble,
Bailo desfogadamente, y noto que empieza a hacer demasiado calor, salgo afuera, con la chica detrás asustada... no pasa nada, es tan sólo un mal viaje. Me siento en el suelo, y sé que estoy perdiendo el conocimiento, no es la primera vez que me pasa.

Despierto en una sala blanca, ¡¿Que cojones!? El pelo me molesta, me llega por la cintura, no puede ser, ¡¿Qué pasa?! Estoy atada, grito, me muevo con violencia ¡Joder, que alguien me explique que cojones está pasando!¿Dónde está la chica?, ¿Y mi pasta? ¿¿DÓNDE MIERDA ESTÁ TODO MI DINERO?!
Oigo hablar a los médicos desde fuera, entrecortadamente.
"....No no, no pasa nada, tranquila, lleva aquí años... Sí.... Ha vuelto a soñar con el día antes de ingresar, es como esa pesadilla, que se repite a lo largo de la vida de muchas personas, sólo que la Esquizofrenia no le permite distinguirlo de la realidad...Sí...las drogas sí..."

MIERDA.

Naturaleza

Soy de las que piensan que la naturaleza es un estado de armonía con el universo.
Lo que nace de esa armonía, es natural, y por tanto no plantea problema.
Lo creado por la mano humana, es sólo un conjunto de dualidades, con un polo positivo, y uno negativo.
Arreglas una cosa, y destrozas otra.
Si los sueños están formados de pedacitos de materia abstracta, es porque esa materia es existente... por tanto, los sueños siempre serán posibles de conseguir, ¿Por qué no? Si se imaginan, es porque la mente es capaz de visualizarlo, y eso, es tan real como el suelo que se pisa.
Es probable que se me acuse de soñadora, pero esque en mí habita la esencia del pensamiento positivo, y es algo que quiero transmitir aquí, y yo creo que funciona.
Partiendo de la base de que la mayoría de cosas están formadas por dualidades, y aceptando ambas, disfrutando la positiva, y, ¿Por qué no? aceptando la negativa, todo se hace más armonioso.
Aceptar la negativa no consiste en pensar todo el día en ello, sino saber que llegará, y estar preparado para el golpe, por muy leve que sea. Así, no sorprende.
"Todo lo que sube baja" "Todo lo que tiene un principio, tiene un fin" asumirlo es necesario, pero no como algo malo, sino como algo natural, todo llega, y después de eso siempre hay más, bueno y malo.
Sucede, que a veces, lo malo se da primero... hay que tener paciencia, llegará el otro polo, o quizá otra persona se beneficia de él...
No esperar mucho de las personas. Asumir los fallos, y que la confianza ciega no existe. Es difícil, pero no imposible, evitando así disgustos y decepciones.
La vida, es larga, y la mente cambia demasiado... eso es bueno, es parte de una evolución.
Y sobre todo, soñar, en Insomnia City, donde las noches son eternas, y los sueños el alimento de la vida... No se vive de sueños, pero es lo único que no se puede comprar.
Un beso, y ¡a pensar en positivo!