The insomnia city

The Jungle of sound Machine

Relato "Las Drogas"

Me despierto porque el sol entra por la ventana.
Vaya ya es de día ¿Tan pronto?...
Anoche tuve una de esas pesadillas, que se repiten varias veces a lo largo de tu vida. En la mía yo estaba atada a una cama, en una habitación blanca, parecía ser un manicomio.
A mi lado descansa el cuerpo de Laura, desnudo. La piel es pálida, de un color dorado claro, y a simple vista, parece tener un tacto aterciopelado. Aún no me lo creo, Laura... Porque la que está ahí no es otra, sino ella. Tengo el ego tan subido, que ahora mismo, mis pies no tocan el suelo.
Mierda, ¡son las siete de la tarde!... Quedé con un contacto para ir a comprar cocaína, y hacer "el negocio" esta noche, en las discotecas de la ciudad.
Cojo los primeros pantalones, la primera camisa que pillo, y me visto con una rapidez increíble. Me ato una coleta... menos mal que el pelo me da justo para eso, y salgo pitando.
Buf, aún, faltan cinco minutos para la hora, dejo el paquete en la basura.
El contacto se acerca a paso lento. Disimuladamente deja su bolsa en la papelera, recoje lo que había dejado yo, con el dinero, y se marcha.
Me acerco a la basura, y lo recojo.
Cincuenta gramos de cocaína al 70%... de esto saco yo hasta cien gramos.
Oscurece, voy a casa, preparo el bicarbonato, y corto, pero antes, guardo unos gramos sin rebajar, para consumo propio.
El coche está aparcado debajo del portal, así que simplemente, tiro una raya, cojo veinte gramos para vender, desciendo por las escaleras, y parto rumbo a la ciudad.
No me gusta colocarme demasiado sin habe vendido hasta el último grano, pero consumo coca a diario, desde hace dos años, el resto de drogas, las consumo esporádicamente... soy lo que algunos llaman "drogadicta"... Menuda estupidez.
Acabo de vender, por fin, absolutamente todo, después de entrar a todas las discotecas de la calle... así que voy al baño.
Empiezan a fallarme las fuerzas, necesito activarme, así que, me dispongo a meterme un gramo más.
Pillo un par de pastillas e invito a una chica preciosa, nos la tomamos... Media cada una, extásis de gran calidad. Por mis manos pasa de todo: popper, speed, cocaína, boliche, hachis, hasta peyote...todo lo que puedas imaginar.
Vaya, no me creo lo que veo, La Hippie está aquí.
La Hippie es compañera de "trabajo" aunque ella trabaja en la sección alucinógenos. Sección de la que soy cliente habitual. Adoro las drogas que cambian la percepción de la realidad. De la carta pido el menú del día... LSD.
Lo compro, lo tomo, y me bebo un vaso de agua. No se mezclan alcohol y drogas.
Pasa un rato, las luces me hacen flipar, los colores, todo es increíble,
Bailo desfogadamente, y noto que empieza a hacer demasiado calor, salgo afuera, con la chica detrás asustada... no pasa nada, es tan sólo un mal viaje. Me siento en el suelo, y sé que estoy perdiendo el conocimiento, no es la primera vez que me pasa.

Despierto en una sala blanca, ¡¿Que cojones!? El pelo me molesta, me llega por la cintura, no puede ser, ¡¿Qué pasa?! Estoy atada, grito, me muevo con violencia ¡Joder, que alguien me explique que cojones está pasando!¿Dónde está la chica?, ¿Y mi pasta? ¿¿DÓNDE MIERDA ESTÁ TODO MI DINERO?!
Oigo hablar a los médicos desde fuera, entrecortadamente.
"....No no, no pasa nada, tranquila, lleva aquí años... Sí.... Ha vuelto a soñar con el día antes de ingresar, es como esa pesadilla, que se repite a lo largo de la vida de muchas personas, sólo que la Esquizofrenia no le permite distinguirlo de la realidad...Sí...las drogas sí..."

MIERDA.