The insomnia city

The Jungle of sound Machine

No. No quiero intentarlo, no quiero volver a ver como al final todo lleva a lo mismo. Nada.
Quizá sea que la consciencia de la brevedad de mi existencia, me ponga constantemente al límite, como prueba de carácter, aunque, siendo sincera, lo más seguro es que sea yo, quien imagina todo, y la vida, como siempre no haga nada por mí.
Sin saberlo muevo piezas, de un ajedrez ciego, que probablemente, ni siquiera sea ajedrez.
Pero en el fondo, me encanta.
Y quiero disfrutarlo.

Relato sin título.

Después de un par de días sin escribir nada, vuelvo, con una historia.
No es espectacular, pero bueno, es lo que me salío.
Y como lo prometido es deuda, esta va para Meve Yanes, por ser tan sexy, y buena gente.

Bueno, saludos a todos y como no, Feliz Navidad, al que le guste la Navidad.



Anoche volví a soñar con ella. Llevo así casi una semana, cuando me levanto, me doy cuenta de que lloraron por ella todos los poros de mi piel. La sábana está encharcada.
Voy a lavarme la cara, a afeitarme, a cortarme el pelo, y comprarme algo de ropa decente, ya que , después de una larga temporada sin vernos, creo que ya estoy preparado para a ir a visitarla... esta misma tarde. Estoy nervioso, quiero que me vea bien.
Voy a la barbería del final de la calle, me arreglan el pelo, y la barba. En la tienda de enfrente compro una camiseta nueva, y una chaqueta.
Me visto, cojo el papel con la dirección, las llaves, y bajo al coche. Me espera un largo viaje.
Quiero verla por muchos motivos, la quise mucho, y no sé si aún la quiero, o lo que siento es nostalgia, quizá un poco de culpabilidad por nuestra ruptura.
Sé que yo me busqué esto, que es culpa mía, pero supongo que también suya, ya que el fin de una relación es cosa de dos.
Las cosas no fueron bien desde el principio, ella era demasiado alocada, le gustaba mucho salir por ahi, y yo soy más bien tranquilo, un hombre de estar en casa, con su familia. Al principio, eso no era problema, hasta que empezamos a vivir juntos. Ella quería salir todos los fines de semana, con sus amigas, pero ya no era una niña, y a mí me apetecía más ver una película, quedarnos juntos. En fin, tonterías como esta, que no parecen importantes, a la larga llegan a molestar mucho.
Llego al lugar, y miles de preguntas agolpan mi cabeza...
¿Me querrá aún? ¿Por qué la dejé ir? ¿Por qué lo hice? ¿Habré hecho mal? ¿Dios mío, aún la quiero?...
Subo y pregunto por ella en la entrada.
-¿La señorita Alba González vive aún aquí?-
-Si señor, acompáñeme.
Llego hasta la puerta, está abierta, así que paso, para darle una sorpresa.
Voy a su habitación.
Está dormida...

Me siento a su lado, le acaricio el pelo. Me imagino la cara que pondrá cuando despierte ¿Le hará ilusión?.
Estamos así un rato hasta que abre los ojos, poco a poco, me mira, y esboza una una sonrisa.
-No digas nada, déjame explicarme... Siento mucho lo que te hice, supongo que no lo merecías, que no debí permitirlo, porque yo te quería... Bueno, y aún te quiero. Perdóname....
Sé que nunca volveré a ser el mismo...sin tí-
Va a contestarme...
-......Aaaaargmmmmm....mmmmbbfff...-
Balbucea cosas sin sentido...
De repente noto un golpe en la espalda, y caigo al suelo de bruces.
Alguien me esta esposando.
-En la entrada del hospital nos han informado de su llegada. Queda usted detenido por el intento de homicidio de la señorita Alba González, tiene derecho a permanecer en silencio...
-¡Yo no intenté matarla!
-Señor García, la señorita González tiene daños irreversibles en el cerebro. Es vegetal por su culpa.
-No, yo no....
Yo nunca debí empujarla por el balcón.

Y como siempre, espero que os guste...
Él se esconde bajo sábanas vacías, bajo promesas incumplidas, bajo ilusiones muertas.
Rostro cobarte que mira hacia dentro, que busca explicaciones, que no las encuentra...

Gris y Rosa

Y tú sabes que va para tí:

Palabras pintadas en lienzos de aire, palabras grises, pinceladas rosas, formando una sobrecarga de sentimientos, una mezcla de colores dulces, ácidos, como un beso con sabor a naranjas verdes.

Una contradicción semiperfecta, conservando la perfección del que no la tiene, de los colores unidos por el etéreo nexo de haberse creado el uno al otro, de estar uno dentro de otro, y ser dos a la misma vez.
Nexo de ser materia movida por aire, aire que mueve materia, y viceversa. De tener la certeza de que inexplicablemente existe una fusión de todos los colores, creando el blanco, una luz dentro de una cueva, que la acompaña, y la ilumina.
Palabras de dos colores opuestos, enfrentados en un mismo círculo cromatico, unidos por el centro, donde forman, no un color, sino un sentimiento.

Espero que te guste.