The insomnia city

The Jungle of sound Machine

Aprende a bailar.

Partiendo tiempos en esquemas,
Espacios que se dilatan, segundos que envenenan.
A destiempo siempre se llega tarde.
Se pierden horas, minutos arden.
Perecen sin nacer semillas de cobardes.

La felicidad es frágil, y la comodidad fácil.
La conciencia es ágil y estridente:
Golpea el sentir insistente,
durmiendo de vez en cuando.
Sólo cuando tú duermes.

Con desatino, y sin atinar
con ánimo, escucha los sonidos,
y por la fuerza entiende el oído,
que bailando se aprende a bailar.




3 comentarios:

Me ha encantado. Como siempre, todo lo que escribes es un regalo a los ojos y a la mente.

Muchos besitos!

 

Muchas gracias princesa, ¡Tu sí que eres un regalo a los ojos! jajajaja. Un besito, me alegra que sigas por aki!