The insomnia city

The Jungle of sound Machine

Y ya sólo somos, carne podrida



Las noches no son noches sin luna,

las lágrimas no son lágrimas sin sangre,
la carne podrida, se muere de hambre,
sin que haya carne alguna.

Carnes podridas movidas en cuerpos,
Andan por ahí desnudando sonrisas,
Hirviendo siempre con prisas,
Hasta la sangre de los muertos.

Vagando en calles oscuras,
golpeándose unos a otros,
jugando con juguetes rotos,
a robar las almas más puras.

Concepto de Arte

Mentes vacías de contenido, de sustancia escasa. Manos que no mueren sin tocar, ojos que miran sin ver.
Rostros inexpresivos, actitudes forzadas.
En mi mundo, no somos personas, somos manos, manos que ven sin ojos, manos que sin tocar no viven, manos que sufren la espera, que se enamoran de otras manos.
Aquí nada muere, todo puede plasmarse, o dejarse en blanco, en el eterno sin saber del consciente de su insustancialidad. Manos que juegan con el tiempo, volviendolo cíclico.
Poco noctámbula se vuelve la mente, que ya no duerme por completo después de abrir ciertas puertas. Ideas que se agolpan en ellas, desesperadas por salir, unas geniales, otras mediocres.
Ideas que son convertidas en obras, o quizá, tan sólo en servilletas pintadas, que no tienen más valor, que el que las manos le dan.
Significado personalizado del concepto Arte.

No es que...

No es que ames esa esencia.
Es más bien que amas la esencia en la que la quieres convertir.
Y eso es enamorarse de una ilusión.

Es más:

No esque las desgracias vengan de dos en dos.
Es más bien que estás tan inmersa en en tu ilusión, que te olvidas de dar de comer a los peces.
Y cuando la ilusión se muere, te das cuenta de que tus peces también están muertos.

Quizá no diste importancia a lo que realmente la tenía.

Empatía

La primera entrada de este mes. Ahi vá.....

Por la oscuridad inmensa tan sólo se filtra un rayo de luz. Mi única diversión y entretenimiento consiste en evadirlo, en alejarlo de mis pupilas, para evitar el dolor de cabeza que éste me produce. El hedor llega a ser insoportable, rancio. Una mezcla entre sudor, orín y heces. Anhelo tomar una ducha, no sólo por el olor que desprendo, impropio, repugnante, sino más por ver si se lleva mis sentimientos putrefactos, que hieden ya más que mi cuerpo. Parece que el tiempo no pasa en esta habitación, las horas se congelan, y sólo sé que la noche me visita, porque la oscuridad absoluta me absorbe, sumergiéndome en un caos espacio-temporal. Mi encierro se prolonga años, habiendo pasado sólo días, aproximando el tiempo por el tamaño de mi barba. Me siento demasiado débil y cansado.

La boca conserva el sabor a hierro de la sangre, ya ni siquiera sé cuantos dientes me quedan. Me alegra no poder contemplar mi rostro, ya que lo supongo amoratado, y mi cabello se teje en una maraña seca y áspera.

La necesidad hace milagros, y con el paso del tiempo miro esa asquerosa montaña de pan viejo, yacente en una esquina, con otros ojos. No sé cuanto llevo a base de agua, pero el odio y el amor
propio no me permitían pegar bocado...hasta ahora. Me levanto, me mareo, y caigo al suelo. Sé que perdí la consciencia, porque el rayo de luz no me hace compañia, lo que no sé, es cuanto tiempo ha pasado. Me siento preso de una profunda crisis de ansiedad, y me cuesta respirar, las lágrimas saladas resbalan por mis mejillas, primero ordenadamente, para luego desbordarse. Grito enfurecido y golpeo la pared. ¡Por qué joder, por qué!
Agarro un mendrugo de pan, y lo mastico a trompicones. Está seco y duro, pero lo necesito.

La puerta se abre, y aparece mi visitante. Me arrimo a una esquina azorado, ya sé lo que me espera, lo mismo de siempre. La veo acercarse y golpea con furia mi entrepierna, doblándome, y arrancándome un aullido de dolor. Ya casi ni la siento.
Lo que me sorprende, es que no se aleja, como normalmente hace, sino que continúa golpeando mi cuerpo, patada tras patada.
Le suplico, ya no puedo más...."Por favor para, por favor, haré lo que sea, tengo dinero, que quieres por favor...." Sollozo desesperadamente, no tiene alma... Me sienta en una silla, me ata y golpea mi cara repetidas veces....Va a matarme, lo sé, lo veo en su cara, tiene ansia de más, no para de golpearme la entrepierna.
Morir ya no se me antoja tan desagradable como en un principio.

Me mira a los ojos, y me acerca un artículo de periódico a la cara.
"Dí que lo sientes" me grita, "¡Dí que lo sientes!"
No tengo fuerzas para responder, y me golpea con más furia, me escupe.
Veo la muerte cercana.

La miro a los ojos, y le digo "Lo siento, siento de verdad que sepas quién soy"
Su cara se descoloca por completo, y me tira al suelo, coloca su pie encima de mi cabeza...

"¡No! ¡No! ¡NO! ¡LO SIENTO! "


La habitación se llena con un espantoso crujido viscoso, salpicando las paredes de rojo.
La chica se deja caer al lado del cadáver aún caliente e inmóvil, sollozando.
"Hijo de puta, hijo de puta....."
En su mano sostiene el artículo del periódico de hace tres semanas:

HALLADO CADÁVER DE UNA NIÑA DE DOCE AÑOS, BRUTALMENTE ASESINADA.
La huérfana, M.F.A. vivía con su hermana mayor S.M.F.A. y no regresó de la salida del colegio.
El cadáver fue hallado en un descampado cerca de éste, y mostraba signos de un abuso sexual, previo a su macabra muerte. El único sospechoso D.U.P.G. ha sido absuelto por falta de pruebas. La policía continúa la búsqueda de nuevos sospechosos.

Espero que os guste ;) Saludos